La isla del capitán - 2

He aquí la segunda parte de la historia del capitán Martínez. La primera parte puedes leerla haciendo clic sobre el enlace.

--- o ---

Día 105: He salido de cacería, ahora mi trabajo se ha triplicado para conseguir alimento. Sin embargo, no puedo menos que sentirme dichoso. Las damas que ahora me acompañan han dado un vuelco a mi vacía y solitaria existencia, su compañía me hace feliz y me encuentro lleno de nuevas energías. He tenido que explicarles que estaría fuera dos o tres días, cazar sin más armas que la inteligencia, algunas cuerdas y ramas es tarea harto difícil. Ambas han estado de acuerdo en compartir las responsabilidades de alimentación de todos buscando raíces y frutas para todos. Anhelo mi regreso para verlas nuevamente.

Día 108: A mi regreso todo ha sido alegría, mademoiselle Michelle me contó que ya estaban preocupadas por mi ausencia. Hemos comido como unos verdaderos glotones unos pequeños animalejos parecidos a liebres que logré capturar en una de mis trampas. Esa noche me acosté feliz y satisfecho por todo. Al amanecer ambas estaban acurrucadas a mis costados. Sus rostros eran de felicidad. Me sentí turbado y sin despertarlas salí de la cueva a caminar.

Día 111: Las francesitas - como he decidido llamarlas - constantemente están murmullando entre ellas. A veces noto que de reojo me miran y al notar que me doy cuenta voltean entre risas que me ponen muy incómodo. Estas situaciones se han venido repitiendo cada más seguido. Por otra parte, se han mudado ambas a mi cama y ahora dormimos los tres juntos. No puedo negar que me ofuscan, pero considero que no es caballeroso dejarme llevar por mis instintos.

Día 120: Anoche mientras dormía desperté sobresaltado y aún cuando no hice movimiento o ruido alguno para evitar despertar a mis compañeras de penurias, pude sentir que una mano recorría mi vientre. Me sentí sofocado, el sudor corría por mi frente y aunque traté de contenerme, mi respiración me delataba, la mano siguió acariciando y explorando mi cuerpo y sentí como otras manos hacían lo mismo.

Día 121: Después de lo ocurrido la noche anterior salí temprano de la cueva a caminar para calmar mis ansias. Además necesito pensar sobre lo ocurrido y las acciones que tomaré.

Día 124: Esta mañana he sido sorprendido por las francesitas, tanto mademoiselle Michelle y mademoiselle Antoinette me han enfrentado. En un castellano bastante mal hablado y mi peor francés hemos logrado entendernos. Me han dicho sin mucho aspaviento el gran amor que ambas me profesan y que si no tengo problemas en ello, ambas quisieran desposarse con mi persona. Tal declaración me ha dejado completamente anonadado, no esperaba eso. Sin embargo y en procura de mantener la armonía en nuestra isla, he aceptado la propuesta de ambas. Decidimos que haríamos los preparativos y en dos semanas nos casaremos los tres.

Día 126: Al no haber quien oficie nuestra unión, Michelle y Antoinette me han pedido que sea yo mismo quien haga la diligencia, me he puesto a practicar unas cuantas oraciones en francés a fin de hacerlas sentir complacidas. Ambas han descocido los pantalones de paño que encontrara en la playa antes de que ellas naufragaran y se han estado confeccionando sendos vestidos de novia – según palabras de ambas –.

Día 129: He salido de cacería o más bien a ubicar algunas presas para luego colocar las trampas uno o dos días antes de la ceremonia a fin de disponer de un banquete de celebración. Esa noche me vi sorprendido nuevamente por mis futuras esposas, ambas se habían acomodado nuevamente en su antiguo lugar en la cueva. – Los futurros esposas no dormir juntos. – Fue la explicación que me dieron con su marcado acento francés.

Día 130: Sólo faltan ocho días para nuestro matrimonio, Michelle y Antoinette están de lo más ocupadas con su parte de los preparativos. Yo he aprovechado sus ocupaciones para dedicarme a buscar ostras que como crudas como parte de mis preparativos para la noche de bodas. Esa situación me mantiene en zozobra, no se que ocurrirá ese día y hasta donde se, ambas damiselas son vírgenes, eso me trae de cabeza.

Día 133: Decidí adelantarme y he salido hoy a ubicar las trampas para la cacería que pienso realizar. En mi salida anterior ubiqué un rebaño – si el lector me permite el término – de los animalejos parecidos a liebres. He tendido unas cuantas trampas y estaré visitando toda esta zona en los próximos días para comprobar si hay o no presas.

Día 137: Preocupado por la ausencia de presas en mis trampas y la posibilidad de tener que suspender el matrimonio por falta del banquete de celebración he salido aún de noche de la cueva a revisar mis trampas. Sin embargo, una sorpresa me aguardaba en lo alto de una loma donde tenía ubicada una de mis trampas, porque lo que me encontré no fueron las extrañas liebres que esperaba.

Continuará...

Sólo 6 hablaron pajita

Danielys | 21 mayo, 2007 08:07

Heyyy, ¡¡¡por fin ¡¡¡¡por fin!!! ¡¡¡por fin!!!

Estaba ansiosa esperando a que escribieras. Me gusta mucho mucho la historia y a la vez me da risa pensar en como llevan el "stress" que puede causar el unirse a alguien en una isla. Me imagino a las dos damiselas preparándose para todo y al pobre hombre estresado por el banquete y demás preparativos.

Jajajaja ¿Por qué lo pones en esos aprietos?

Espero impaciente la continuación de la historia.

Saluditos desde Barquisimeto y me aleeeeeeeeeeeeeeegro que hayas terminado la presentación que tenías pendiente.

Evan | 21 mayo, 2007 12:15

Esto es como leer un libro, siempre me quedo con ganas de seguir leyendo más, pero debo cortar por falta de tiempo... bueno en este caso, nos cortás cuando se pone más entusiasmante la trama... sos malito ehhh!! ;)

Nos tenés atrapadas con esta historia, cuando continúa???

Saluditos lunesticos (de lunes, quise decir)

La Gata | 22 mayo, 2007 21:39

mmm q pasó con yo asesino???? por cierto... no eres de guarenas? por que estas por monagas saludos!

Oswaldo Aiffil | 24 mayo, 2007 06:55

Hola 3rn3st0! Muchos saludos! Ya veo que te has convertido en escritor de sagas. Muy bien, te seguiremos leyendo. Gran abrazo amigo!

elnasalboy | 24 mayo, 2007 10:08

Conoce la teoria de PEPETO Y LA MALDICION DEL 2 DE ORO en
http://nasalizate.blogspot.com

YEAHH!!

3rn3st0 | 26 mayo, 2007 09:33

Danielys: La historia continúa hoy mismo. Por cierto, al capitán no lo he metido yo en esos problemas, él solo se metió en esa isla ;-)

Evan: Como le dije a Danielys, hoy continúa la historia. Ya verás :-)

Gata: Amiga, El diario de un asesino serial es una historia que no he abandonado, pero debo admitir que la he descuidado. Más por cuestiones de tiempo que por otras causas, pero tranquila, esa historia continuará ;-)

Por cierto, no soy de Guarenas, sino de Guanare, tierra santa ;-P

Oswaldo: Mi apreciado Oswaldo, se te extrañaba por estos lares. Te estuve llamando en tu cumpleaños y lamentablemente no pude comunicarme contigo. Gracias por la visita, sabes que siempre eres bien recibido acá. Gracias por el halago, pero para ser escritor aún me falta mucho, eso si, estoy trabajando en ello.

Gracias por tus palabras :-)

Nasal: Estaremos visitándote a ver que pasó con Pepeto :-)

Publicar un comentario

Éste blog es una vitrina sin limitaciones, escribe aquí lo que se te ocurra decirme, lo que piensas, lo que opinas, lo que te produjo la lectura que acabas de hacer, despotrica, alaba, insulta, reflexiona... Escribe, en definitiva, lo que te venga en gana.



Me interesa lo que opines. Tienes toda la libertad para decir lo que te provoque, no creo en la censura.