| Sólo 22 hablaron pajita

Tres amores

Hoy ando un poco cursi, no soy de los que se dejan llevar por estos días de marketing y consumismo exacerbado. Eso de "día de los enamorados" o como le llaman ahora "día del amor y la amistad" no va conmigo. Si amo a una mujer se lo digo cada vez que puedo, si amo a un amigo se lo demuestro con mi solidaridad y estima, a mi familia se los expreso a cada momento.

Hoy, sin embargo, he recibido tres grandes demostraciones de amor, tres ejemplos de esas tres maneras de amar, decidí pues escribir tres historias, mismas que reflejan - desde mi muy particular punto de vista - lo que es el amor, o como lo concibo yo. Ustedes juzguen... o disfruten, como prefieran.

--- o ---

Nervioso miraba a todos lados, te esperaba pero no te ubicaba. En el terminal cientos de personas caminaban de una lado a otro, algunos apuraban el paso, otros cargaban pesadas maletas. Aquí y allá se veía gente despidiéndose, otros se abrazaban cariñosamente cuando quien esperaban arribaba.

Habían pasado ya algunos años, no sabía como te verías, ¿estarías mal delgada o tal vez habrías ganado algunos kilos?. Tu cabello, largo o corto, cómo estarías vestida, pensaba muchas cosas, muchísimas. Mis manos sudaban, estaba muy nervioso.

Mi mirada iba de uno a otro sitio y fue cuando te vi. Tu también buscabas, mirabas en todas direcciones escrutando, me acerqué a ti con una gran sonrisa y abrí mis brazos, en ese momento nuestros ojos se encontraron. Sonreíste e imitaste mi gesto. Nos abrazamos después de todos esos años, en un gran abrazo de ternura, de necesidad, de protección, de amor. Nos miramos directo a los ojos durante algunos segundos, y ahí, en ese sitio mientras la gente caminaba a nuestro alrededor supe que te amaba.

--- o ---

El bebé miró hacia arriba y vio los ojos de su madre cuya dulzura no cabía en todo el universo. Extendió sus pequeños bracitos y sus manitas se movieron como tratando de tomar miles de cosas. La madre tomó en las suyas las manitas necesitadas y las besó, luego una lagrima salió de su ojo y rodó por su mejilla, se dejó colgar y calló en el rostro del niño, esa lágrima era el riego del amor más grande que jamás existirá ese amor que se repite en miles de lugares en todo el mundo.

--- o ---

Estabas allí acostado, el accidente no había sido trágico, pero el golpe te hizo perder la conciencia. Un hombre gritó y como pude respondí dándoles nuestra ubicación, el amasijo de hierros atrapaba mis piernas, no podía moverme, un inmenso dolor me hacía llorar, tomé tu mano y sentí como apretabas la mía débilmente.
- ¡Está vivo, ayúdenlo a él!, ¡a mi amigo primero! – luego de eso perdí el conocimiento.

Algunos días después, no se cuantos, abrí los ojos, y estabas ahí, una gruesa venda rodeaba parte de su cabeza, sonreíste y tomaste mi mano. – Ya estas bien, los médicos dicen que con terapia quedarás como nuevo – cerré mis ojos y quedé dormido otra vez. Tenías razón, no había pasado nada, seguíamos siendo amigos. Luego podríamos reír de todo esto.

--- o ---

Tres historias cortitas, dedicadas a quienes aman, no importa cómo ni a quien. Hoy recibí como regalo una canción que dice mucho más de lo que mi imaginaria podría crear, una canción que expresa todo aquello que nunca nadie me había dicho. Recibí también una hermosa carta firmada por alguien a quien admiro muchísimo, quien me expresa su amistad de una manera tan hermosa que no podré menos que sonreir el resto de la vida. Por último, mi hijo me llamó y sólo dijo: Papá, te amo. Luego colgó.

¿Para qué pedir más?, ¿para qué desear otras cosas? Ya lo tengo todo. A ti mujer, gracias por esa canción, a ti amiga en la distancia, gracias por lo que me has regalado, a tí hijo, vaya toda la energía de la que soy capáz de generar para que mi vida siempre esté preñada de estos pequeños grandes detalles. Yo también te amo.

--- o ---

NOTA: La imagen fue tomada de Miliarium.
| Sólo 8 hablaron pajita

La nota de suicidio

Entre las miserias de nuestra vida en la tierra, el suicidio constituye el más preciado don que Dios ha concedido al hombre. Plinio el viejo

¿Qué hacer, qué escribir? Necesitas dejar una nota donde explicas el porque de tu decisión. Sin embargo, sin embargo no saber que decir o mejor dicho, no sabes como decirlo.

Sentado en esa silla vieja, frente a ti sólo el pequeño y deteriorado escritorio, encima de este una hoja de papel suelta, un bolígrafo y el oxidado revolver de tu padre. Al lado de éste cinco balas, la sexta está en la única recámara ocupada del arma. ¿Para qué más?, sólo una bastará para terminar lo que decidiste hacer hace ya algún tiempo.
| Sólo 6 hablaron pajita

Carta pública: 1er. intento de ser el peor

A todos mis compatriotas blogueras y blogueros en cualquier parte del universo que se encuentren, sin distingo de credo, nacionalidad, género, estado civil, afinidad política o si les gustan las galletas dulces o saladas.

Considerando que es menester de éste cyberciudadano dar inicio oficialmente a su campaña electoral a los fines de ser electo como el Peor Blog Marihuanero (sigo sin entender que tiene que ver la marihuana en todo esto).

Considerando que debo pues lucirme haciendo gala de mis peores escritos para que sean leídos por todas y todos aquellos que sin oficio alguno se dedicarán a entregar sus votos virtuales en pos de alcanzar la meta antes señalada.

Considerando que me es difícil, por no decir imposible, escribir con errores ortográficos y que por ende quedo descalificado de antemano de tan excelso premio.

Considerando que no soy ni pretendo ser “fresa” en modo alguno lo que acarrea que sea descalificado de esa otra categoría.

Considerando que quienes me postularon para éste honorable premio consideraron que no podía entrar en la categoría de Peor bloguero más feo (eso tampoco pude entenderlo).

Considerando que no se me ocurre nada realmente desagradable, despreciable, sin valor alguno moral o éticamente, nada que pueda ser considerado lo peor.

Considerando que soy más bien malo para esto de manejar mi propia imagen.

Considerando que fui sacado a patadas de la categoría de Peor plantilla (esto fue realmente una injusticia, más aún cuando he dicho en oportunidades anteriores lo mucho que detesto a Blogger Beta – que ya no es beta).

Considerando que ya he escrito bastante paja y que considero que quien haya llegado aquí es porque realmente no tiene nada que hacer sino darme su voto.

Pido a todas las blogueras y todos los blogueros de éste planeta, aquellas y aquellos que son de aquel que ya no es planeta (¿era Plutón o Urano?), y a todas y todos aquellos que viven en el infinito y más allá (perdóname Buzz Lightyear) se sirvan darle a éste humilde servidor su voto para poder lucirme marihuaneando eternamente en estos limbos virtuales y poder así lograr mi sueño – más bien alucinación – de ser un escritor respetable y admirado.

Comuníquese y publíquese en el Palacio Bloguero Legislativo a los trece días del mes de febrero del año dos mil siete, treinta y cinco del nacimiento de nuestro máximo prócer virtual – osea yo –, y décimo séptimo de la reunificación alemana.

--- o ---

La imagen es personal y la chica - quien en realidad es mi abuela - nada tiene que ver en éste rollo, se les agradece a los morbosos no meterse con ella.
| Sólo 26 hablaron pajita

Él y yo, una historia absurda (¿?)

Él siempre está hablando, habla muchísimo. Habla sobre sus cosas, sobre lo que siente, sobre lo que le ha ocurrido, sobre sus aventuras – como él llama a sus vivencias –, habla sobre sus amores, sobre sus anhelos. De verdad habla mucho. Sin embargo, debo decir en su favor que no es cansón, al contrario, resulta divertido. Por otra parte, siempre está diciéndome que me ama, eso me turba, me hace sentir bien, me halaga, pero me turba. Constantemente me expresa sus sentimientos y las cosas que provoco en él. Le sonrío y con eso el se siente feliz.

No se si será un conformista, no lo creo, pero es que cualquier tontería que hago le llena de una alegría que podría ser falsa – si me dejo llevar por mi desconfianza -, sin embargo creo que son tantas esas expresiones que no pueden ser simuladas.

Yo le quiero, es un amigo, un compañero, un amante, un gran cariño. Apareció de la nada y se ha convertido en un rayito de luz en mi vida. Es capaz de hacerme sentir muchas cosas, yo que me considero una mujer dura, que soy capaz de enfrentar muchas cosas, me siento ante él completamente desnuda, no se como lo hace, pero siempre logra saber lo que pienso o siento y si no atina completamente se acerca mucho a la verdad.

A veces, de repente, calla. Me mira directamente a los ojos y pregunta: – ¿Qué te ocurre? – otras veces sólo me ve – siempre directo a los ojos – y me dice: – Háblame, soy yo quien siempre está diciendo cosas y me gusta escucharte. Cuando eso ocurre, entonces me libero, puedo hablar con él por mucho tiempo y siempre escucha atento, realmente debo interesarle a éste hombre. Puedo contarle mis cosas, hablarle de mi trabajo, de mi hogar, de mis problemas. Él oye todo sin decir palabra, hace muchas muecas, eso si, pero escucha interesadamente hasta que hago alguna pausa para darle cabida. Allí empieza entonces a darme palabras de aliento si el decaimiento me abate, palabras de valor cuando no me siento capaz de enfrentar algo, palabras de cariño cuando me siento triste, palabras de amor cuando las necesito, me orienta cuando pierdo el rumbo... Me presta tanta atención que puedo hablarle de cosas de mujeres sin sentir que hablo con alguien que no entiende.

En la intimidad lo beso, el tiembla, tiembla como una hoja seca, tanto así me desea. Es capaz de decirme que me ama hasta mil veces por minuto, yo le correspondo con una sonrisa y él me devuelve el gesto con ojos de enamorado. Él me recorre con sus manos, me besa desde los pies hasta la punta del último cabello. Me explora, me busca en cada rincón de mi misma. Es un amante tierno, divertido, porque hasta haciendo el amor me hace reír. Siempre se burla de si mismo, payasea. Yo sólo me dejo llevar.

Me llama varias veces al día, conversamos de todo, de lo que nos ha sucedido, de lo que sentimos, de lo que deseamos, nos contamos chistes y nos burlamos el uno del otro. A veces cuando hay oportunidad podemos conversar hasta que nuestros móviles quedan descargados. Cuando las circunstancias no nos lo permiten, entonces nos enviamos mensajes de texto

¿Amarle?, una vez se lo dije, estaba ebria. Luego nunca más lo he hecho, no creo que vuelva a hacerlo, por lo menos no en muchos años. No deseo lastimarle, pero así son las cosas. No es que no le quiera, pero amarle va más allá de lo que yo misma puedo permitirme. Mis razones son irrelevantes, es que así sucede y listo.

Él no me presiona, no me empuja, pero se que está tratando de llevarme por un camino del que no se si quiero salir. ¿Qué podrá ocurrir en un futuro entre nosotros?. No lo se, pero ambos estamos de acuerdo en que mientras esto dure será maravilloso para los dos y siempre lo disfrutamos al máximo.

Él se ha venido metiendo poco a poco en mis cosas, y no puedo – o no quiero – evitarlo, no lo se. Aquí es cuando mi feminidad me traiciona, empiezo con todo ese enredo, esa indecisión, ese tira y encoge. No se si eso le afecte a él, no lo se, pero hasta ahora si fuera así él no lo demuestra.

Ser mujer es difícil, quererle a él es difícil, dejar de quererle también. Debo dejar esto hasta aquí, me está llamando, debo contestar...

--- o ---

NOTA: La imagen que adorna éste post fue tomada de InterarteOnline, es una pintura al óleo de Jorge Campaña Barranco y se titula: Amante.