Carta a un amigo

Hacía días que no publicaba nada, en algunos blogs me he excusado, pero en muchos otros no ha sido así. Por eso les ruego dispensen a éste viajero que por motivos de trabajo estuvo ausente tantos días de la criollósfera.

Para resarcirme, paso a narrarles una historia que ha estado rondando en mi cabeza los últimos días y que luego de hacer algunos borrones me he decidido a publicarla. De antemano, quiero aclarar que es TOTALMENTE ficticia si alguno o alguna de ustedes se ve reflejado en ésta fábula es mera casualidad.

--- o ---

Estimado amigo, te escribo esta carta porque estoy con la cabeza hecha un remolino. Mis pensamientos y sentimientos pasan de un lado a otro desaforados, desbocados. Me conoces, sabes que soy muy emotivo y por ende cuando amo, lo hago con locura y cuando odio puedo llegar a ser alguien de extrema maldad.

Es menester aclararte que lo que ahora me ocurre tiene que ver con la locura y no con la maldad. El problema es que no me encuentro loco por un amor, no. ¡Me encuentro loco pero a la cuarta potencia!. No se si me entiendes, pero estoy enamorado de cuatro mujeres.

Si, ya se que eso es ilógico, pero es cierto. No lo digo motivado por una extraña enfermedad ni porque mi cerebro haya empezado a ser disfuncional. Es cierto amigo, es cierto. Amo a cuatro mujeres y no se que hacer.

Muchas veces escuché decir por ahí que no se puede amar a más de una persona. Yo ahora puedo afirmar que eso es totalmente falso y lo afirmo con la convicción que me da el sentir que mi corazón y mi alma pertenecen a cuatro hermosas y talentosas mujeres.

Puedo imaginar lo que piensas, que soy un misógino que no respeta a las mujeres, que sólo justifico mi estado de mujeriego diciendo que amo a cuatro mujeres. Pero no amigo, lo que digo nace de lo más profundo de mi ser y no lo he inventado. Es más, he estado semanas pensando, analizando, estudiando mis propios sentimientos. Al principio inclusive me negué a mi mismo la posibilidad que ahora es una realidad. Pero luego de mucho cavilar se que lo que siento es tan real como el amanecer o como la lluvia.

¡Dios!, ¿acaso soy merecedor de tanto gozo y al mismo tiempo de tanta tristeza?. Es evidente que me siento dichoso por todo lo que esas mujeres me hacen sentir, pero al mismo tiempo mi corazón se colma de un profundo abatimiento. Se que esto no puede durar mucho, se que toda esta maravillosa realidad acabará pronto inclusive antes de que yo mismo pueda darme cuenta.

¿Qué hago amigo, qué hago si es lo que siento?.

Te preguntarás como es que puedo amar a cuatro mujeres al mismo tiempo, ¿cómo son?, ¿qué hacen?, ¿cómo lograron llevarme a esto?. Son tan disímiles entre ellas que resulta inexplicable como puedo sentirme atraído por personas tan diferentes.

Quiero describírtelas someramente para que te hagas una idea de que veo y que me hacen sentir. No diré sus nombres porque las conoces a todas y resultaría algo pedante y además una falta de respeto.

Una de ellas es intelectual, escribe. Su inteligencia está por encima del promedio y es sumamente fuerte como mujer. Su carácter es dominante pero sin ser impositiva. Me maravillo cuando se que admira las cosas que hago por el sólo hecho de que la considero mi igual y que esto no te suene a menosprecio hacia las mujeres, pero es eso lo que me nace cuando te hablo de ella. Cuando ama, lo hace con dulzura y suavidad.

La segunda es docta en leyes. De ojos grandes, piel suave como la seda e inteligencia intuitiva y sagaz. Adoro su risa y sus manos, así como la manera en que enfrenta los problemas. Con ella me siento que a quien amo, protege y cuida de mi. Su amor es apasionado, desenfrenado. Nunca el sexo ha sido tan sublime como con esa mujer.

La tercera, ella es muy especial. Estudia educación y adora a los niños. Es frágil como el cristal y su mirada denota un profundo amor hacia todo aquello que la rodea. Que extraordinaria sensación experimento al abrazar su talle y besar esos labios que siempre están dispuestos.

La cuarta es una vendedora en un mercado. Como río con sus salidas, con su altanería inocente, con sus ganas de ser amparada. A su lado siento que puedo dominar el mundo, me creo un dios, con una sola y única alma que me adora. El amor con ella es dócil, entregado, puros mimos, sólo ternura.

¡Hay amigo!, ¡hay de mi!. Estoy loco de amor y no se que hacer. Se que no es justo para ninguna, ¿pero sería justo para mi dejar de amarlas?. Se que no, estoy seguro de ello. Por eso te he escrito, porque necesitaba descargarme, necesitaba decirle a alguien lo que me ocurre, necesitaba que alguien supiera de mi felicidad y mi desdicha. No quiero consejos, porque serán inútiles, y se que viviré esto como si fuera el último de mis días.

He sido bendecido por el amor de cuatro maneras, todas sublimes, pero he sido maldecido por la desgracia de cuatro imposibles.

Dime ahora, ¿serías tu capaz de no amarlas a las cuatro cuando todas están allí para ti?. Yo no.

Hasta pronto amigo, hasta pronto.

--- o ---

NOTA: La imagen que adorna éste post fue tomada del blog Pópulo.

Sólo 20 hablaron pajita

Wari | 16 enero, 2007 18:48

Hola Ernesto!
Vine a conocer tu blog y me quedé un buen raaaaaaato aquí leyéndote, me encantó todo lo que leí. Excelente!!
Me tendrás mas a menudo por aquí.
De paso aprovecho para dejarte mi saludo de Feliz Año, suerte y que logres todas tus metas.
:D

Khabiria | 16 enero, 2007 20:56

En mi condición de mujer me cuesta comprender el amor compartido...creo que puedes querer a varias personas, pero AMAR es un verbo que se conjuga en un plural especial y determinante...amar a las cuatro? Repámpanos!!!
Un abrazo
;)

Anónimo Responder | 17 enero, 2007 09:26

Excelente relato como siempre. Aunque eso de amar a 4 al mismo tiempo.... no se... como que complicada la cosa!!! Si ya con amar a uno es dificil!!!

Un abrazo!

Cleo | 17 enero, 2007 10:24

Por aquí de nuevo!
Coincido con Khabi, querer a varios al mismo tiempo es un posible, pero AMAR es algo un tanto más complicado, aun así si tu lo sientes de esa forma quizás exista, pero que dificil sería escoger entre alguna y vaya que son diferentes...
Saludos...

Anónimo Responder | 17 enero, 2007 10:53

Ernesto querido:
Un principio de comunicación, para que no olvide su merced: "Tú haces que exista lo que comunicas".

En consecuencia, hacer una aclaratoria subrayada del carácter ficticio de este relato, sólo levanta más sospechas sobre su veracidad. Deja que seamos tus lectores quienes juzguemos ¡jajaja!

Un alma francamente diversificada y bondadosa, aquella que se atreve a afirmar un amor multiplicado por cuatro. ¿Igual intensidad? ¿igual necesidad? ¡Carrizo! Este personaje tiene un edipo muy enreversado o una categorización amorosa, bastante mulsumana ¡jajaja!

Un abrazo indivisible,

3rn3st0 | 17 enero, 2007 10:53

Wari: Bienvenida, encantado de tenerque por acá y por supuesto regresa cuando lo desees. Gracias por los buenos deseos.

Khabi: Has memoria y escucha aquella canción de salsa donde tres amigos (o cuatro, no recuerdo) conversan sobre la mujer que aman. Al final se dan cuenta de que es la misma mujer. Ella estaba con los tres y amaba a cada uno de modo bien particular.

Y con esta si te embromo ;-)

En tu condición de mujer deberías saber que ustedes pueden amar a uno, dos, tres, cuatro o más... hijos, ¿o no? :-P

Flaca: Tienes toda la razón, amar a una persona ya es bastante complicado como para amar a cuatro al mismo tiempo... Pensando: ¿Cuatro mujeres al mismo tiempo?, ese tipo debe estar loco de a metra ;-)

Cleo: Yo no lo siento Cleo, sólo escribí una historia. Y lo de escoger... Si fuera a mi a quien ocurre lo relatado haría exactamente lo mismo que el personaje. Me quedaría con todas, si ellas me hacen feliz y no puedo desprenderme de ninguna, pues trataría de mantener todo mientras dure.

3rn3st0 | 17 enero, 2007 10:58

Naky: Odio que ocurra esto, escribo respuestas a los comentarios de ustedes y me encuentro con que al publicar dicha respuesta hay alguien que ha escrito y queda como sin respuesta.

Es lo que me ha sucedido ahora contigo. :-(

Casanova, Don Juan, amaron no a cuatro sino a cientos quien sabe si a miles de mujeres.

El problema estriba en concepciones sociales establecidas por una sociedad que necesita y requiere de reglas para que no nos convirtamos en seres anárquicos.

¿Edipo?, no, no creo que sea Edipo quien le ataque a éste hombre, más bien la soledad, la necesidad de ser amado. El tipo definitivamente está sólo.

Shekinah | 17 enero, 2007 12:48

Si quiere tener a cuatro mujeres tan diferentes a su lado le doy un consejito.
Que se busque a una geminiana... Así no cometerá ningún acto misógino o bochornoso ... y tendrá a todas las mujeres que quiera en una sola o... que se lanze por la ventana.

Ahora hablando en serio, eso puede pasar... es una confusión.. natural en los humanos! El rollo es excusarse por hacer sufrir a esas personas y que además chico, el día tiene solo 24 horas!!

BeSHItos!!

Anónimo Responder | 17 enero, 2007 14:12

Pobre el tipo del cual escribes esta historia, tiene un verdadero cuadrilema, y tambien que afortunado es que tiene 4 mujeres para su satisfacción y fantasias!!!. Existe el amor a más de una persona pero siempre abrá una que sobresalga sobre las otras, ya sea por personalidad, fisico o buena amante.

Como siempre muy buena tu historia!!!.

Saludos.

Anónimo Responder | 17 enero, 2007 21:27

Esta preciosa la historia y a decir verdad si es posible las mujeres somos tan variadas como lo son los colores de una rosa sabes esa es la belleza de las mujeres y es la razon de por que la prejunta sin respuesta de Sigmund Freud que piensan las mujeres???? eso jamas se sabra con seguridad te lo dice una mujer que a cada 20 min tiene una idea nueva dando vueltas en su cabeza como una mariposa
Pd:No traten de saber que pensamos solo disfruten nos tal y como somos locas, histericas a veces, cuaimas, dulces como la miel y amorosas como una rosa.

3rn3st0 | 17 enero, 2007 21:29

Shekinah: ¿Geminiana?, voy a pensarlo ;-)

En cuanto al tiempo, imagino que el tipo no debe hacer nada, porque dedicarle tiempo a cuatro mujeres debe ser todo un infierno.

Ricky: Gracias por el comentario compadre. No he vuelto a saber de actualizaciones en tu blog (no las veo en bloglines). ¿Sigues sin poder publicar?

Eduardo | 17 enero, 2007 21:38

Pues, amar a cuatro, perplejo quedé.

Y es que no pudo opinar, estar entre dos o más "amores" no me ha pasado, y dudo que me pase, pues para mí, uno basta.

Pero, no me deja de sorprender como él se expresa al respecto. No dudo yo que la confusión reina más dentro de su cabeza que el mismo amor. Me parece, es la percepción personal...

...o es que quiere un poquito de todo ¡Jajajajajaajaja!.

Saludos hombre, y que bueno el regreso.

3rn3st0 | 17 enero, 2007 21:56

Milagros: ¡Volvió a ocurrir!, ¡no puede ser!

Esta vez le tocó a Milagros, pareciera que la hubiera dejado por fuera.

En fin, ya no se puede hacer nada. Primero que todo bienvenida. Gracias por ese comentario que haces. :-)

Estuve de visita en tu blog y me gustaron mucho tus historias, cuando lo desees pásate por acá, las puertas están siempre abiertas.

Anónimo Responder | 17 enero, 2007 23:04

Gracias por la bienvenida la verdad es que los leo a todos casi todos los dias o cuando mi trabajo y locura diaria me deja generalmente la madrugada horas sagradas para mi un placer el leer tus relatos y verdades pero la verdad es que apesar de lo que crerias soy timida y usualmente leo en silencio sin dejar rastro pero con esta historia en particular no pude hacerlo agundia sabras el por que un placer el que visitaras mi pag y estan abiertas para ti cuando quieras incluso el escribir en ella tus reclamos pensamientos o burlas eso de mente abierta y comparto mis opiniones al igual que respeto la de los demas sin mas se despide la guara media loca o medio cuerda tu mediras un beso y un abrazo desde barquisimeto.
milagros

3rn3st0 | 18 enero, 2007 09:10

¡Esto no puede ser!. Definitivamente es injusto, mientras respondía a Milagros, se aparece Eduardo y ¡zas!. Ocurre nuevamente... ¡Bueh!

Eduardo: Estimado futuro escritor, tienes razón al decir que es más la confusión que hay en su cabeza que amor, pero bueno, el tipo anda enredado con esas cuatro mujeres. ¿Un poquito de todas?. Yo creo que quiere todo de todas.

Gracias por tus palabras.

Milagros: Me alegra entonces que hayas decidido no callar más y hacerte partícipe de todo esto que es la criollósfera. Nuevamente bienvenida. Sobre si eres medio loca o medio cuerda, ya habrán oportunidades más adelante para saberlo. :-)

Bexza | 20 enero, 2007 15:13

DIOSSSS!!! pobre hombre...jajaja en realidad quede loca con tu historia, porq soy mujer pero no feminista, trate de ponerme en el lugar del personaje y....oye vale...tremendo dilema jajaja q lastima q tengamos q escoger verdad? si el se pudiera quedar con las 4 y nosotras al menos con....mas de uno jajaja

Saludos corazon...

Anónimo Responder | 20 enero, 2007 18:15

Bexza: No es mala tu propuesta, pero... ¿crees que el grueso de la población mundial esté preparada para esa revolución en las relaciones de pareja?.

Ahí te dejo esa... :-)

Bexza | 21 enero, 2007 16:16

la sociedad preparada? claro q no cariño... si mi loquetera llegara a ocurrir, rodaria mas una cabeza por alli...
Saludos!

Anónimo Responder | 31 enero, 2007 14:46

Pese a lo que dicen que no se puede amar a más de uno a la vez.
Pues señores si es posible, se los digo con convicción.
Amo a dos personas a la vez.
Ernesto felicitaciones de nuevo, escribes como si lo vivieras.

3rn3st0 | 31 enero, 2007 17:05

Bexza: Creo que el conflicto principal del personaje es no poder dejar a ninguna de las cuatro. Hace poco una amiga me decía que el amor no existe, que cuando encontramos a una persona que llena vacíos que no ocupa nuestra pareja empiezan los problemas.

El personaje encontró en cuatro mujeres todo lo que deseaba. ¿Cómo podría dejarlo?

Anónimo 1: No se si estemos preparados, pero podría intentarse ¿no? ;-)

Bexza: Educación, valores, principios inculcados en casa, en la escuela y entre nuestros vecinos. He ahí la cuestión, existen sociedades donde se practica la poliandría y forma parte de la propia cultura de esas sociedades. En todo caso a nuestro protagonista le convendría practicar la Poliamoría (si leyeron bien).

Anónimo 2: Quisiera poder decir que lo vivo o lo viví. Amar sin límites es lo máximo. Es evidente que siempre pasas por acá y la manera en que escribes me indica que eres mujer. Bienvenida nuevamente, quien quiera que seas. :-)

Publicar un comentario

Éste blog es una vitrina sin limitaciones, escribe aquí lo que se te ocurra decirme, lo que piensas, lo que opinas, lo que te produjo la lectura que acabas de hacer, despotrica, alaba, insulta, reflexiona... Escribe, en definitiva, lo que te venga en gana.



Me interesa lo que opines. Tienes toda la libertad para decir lo que te provoque, no creo en la censura.