Después de Chávez

Ayer estuvo el diablo aquí, en este mismo lugar huele a azufre todavía.

Hugo Chávez

DDe manos del señor Woung, he recibido un documento a través de un largísimo telegrama. Me impresionó el escrito y decidí hacerlo público puesto que me parece de suma importancia que todos conozcamos el futuro que nos espera.

Quiero por otra parte aclarar que esta historia no pretende sino usar una idea del Sr. Casciari para darle forma a un cuento que quería escribir desde hace bastante tiempo.

2008. En una jugada política de las más sucias que hayan ocurrido en la historia humana, Di Martino y Rosales hacen un enroque de mutuo acuerdo, el primero se pasa a la oposición convirtiéndose en el Gobernador con más poder y el segundo se une a las filas del oficialismo retomando una de las Alcaldías más importantes del país. Luego de eso se entra en un frenesí de cambio de bandos. A Iris Varela se le alisa el pelo del susto y a Teodoro Petkoff se le cae el bigote. Empieza así un ciclo de 33 años que terminará en 2040. A este período se le llamó la “Era MartiSales”.
2009. En el maremagno de traiciones y saltos de talanquera que se sucedían en ambos bandos en pugna, el país se termina por convertir en un arroz con mango que nadie puede dilucidar. Los chapistas empiezas a hablar como oligarcas y los opositores como revolucionarios.
2011. Los más acérrimos extremistas de ambos bandos deciden unirse en una causa común para luchar por los derechos de que cada grupo sea lo que fue originalmente. Se inicia la primera guerra civil de Venezuela, la Guerra de los Rosados (éste nombre se le dio debido a la mezcla de colores de ambos contendientes, rojos rojitos contra blancos). La guerra termina en menos de quince días puesto que los aliados de ambas tendencias políticas, al ser extremistas deciden matarse los unos a los otros. El país celebra.
2013. Termina el gobierno del Presidente Chávez en Venezuela y empieza la era postchavista. Esta se destaca por cientos de pequeñas guerras entre los adeptos a Chávez, quienes dirigen al partido y los opositores. Es una era de oscurantismo en la política (mucho más oscuro que todo lo vivido desde la época de la colonia). Por una parte la gente no quiere perder los derechos que jamás ha ejercido, por la otra quienes eran oposición y ahora son chapistas quieren todo lo que estos tuvieron (dinero, poder e impunidad). Los ahora opositores lloran al darse cuenta de que el chavismo sigue vivito y coleando y que ellos saltaron la talanquera en mal momento.
2014. Es nombrado Presidente de la República Bolivariana de Venezuela el ilustrísimo abogado Hermenegildo Melo, quien se alza con la presidencia luego de utilizar una campaña en cuyo slogan era: Vota Melo. Nadie sabe de donde salió, pero apareció en una fotografía abrazando al Presidente saliente y eso le dio una clara ventaja al encontrarse los demás líderes metiéndose zancadillas los unos a los otros. La oposición grita que hubo fraude, pero ya nadie los toma en cuenta, el chiste es muy trillado. Por su parte Chávez se retira a una pequeña finquita en Barinas y desde ahí empieza a burlarse de todo y de todos. Escribe sus memorias y se convierte en millonario cuando el libro se convierte en el bestseller más grande de todos los tiempos.
2017. Los últimos tres años han sido de gran tranquilidad, el Presidente Melo se ha abocado a trabajar por y para todo el país. Melo trabaja, Melo escucha, Melo besa… a los niños pobres, son algunas de las frases que se oyen en todas partes. Empiezan a aparecer algunos nuevos extremistas. Se visten de amarillo, gris y negro. Nadie sabe quienes son ni de donde vienen. Hablan como lobbystas gringos y muy pronto desaparecen. Todos querían ser jefes y terminan formando facciones de un solo hombre.
2018. El Presidente quiere reformar la Constitución del 99 y para ello llama a un referéndum a sus más cercanos seguidores. Nadie se entera porque nadie lee la constitución y tampoco le interesa, el período presidencial es alargado a 200 años.
2019. La gente se cansa de que Hermenegildo Melo sea Presidente y de manera educada le piden que abandone la primera magistratura. “En este país todo es aburrido” alegan en la misiva que le envían al Presidente. Este se niega. Es asesinado haciéndolo ver una edición especial de La Hojilla y Aló Ciudadano durante sólo cinco minutos. El video luego desaparece, se cree que lo utiliza la CIA para interrogar a los terroristas más peligrosos.
2021. Luego de dos años sin Presidente, la gente se cansa de no tener a quien criticar. Es elegida como Presidenta de la República la morrocoya de Rosinés. Al no hacer nada de nada sino comer lechuga, la gente decide sacarla también de la presidencia.
2022. Se vuelve a llamar a elecciones y esta vez es electo con cinco votos y medio Rafael Caldera, quien fuera Presidente de la República en dos ocasiones anteriores. Esta vez su gobierno funciona medianamente bien puesto que ya no se mueve, no habla, de vaina come y jamás abre los ojos. La gente está contenta. Se suicida el hijo del Presidente, quien se sintió como el Príncipe Carlos de Inglaterra en el 20 al saber que William sería rey y no él. Los extremistas del 17 se vuelven a unir y crean un nuevo partido político: Primero Yo.
2024. Nuevamente estallan las guerras internas en Primero Yo, puesto que todos querían ser los primeros en postularse, los primeros jefes y los primeros en tener acceso a los guisos en los contratos con el gobierno. El barril de petróleo se encuentra ya por las nubes, se ha descubierto una manera de producir petróleo con el humo que produjeron millones de carros durante todo el siglo XX y lo que va del XXI.
2027. Después de tres años de un fastidio absoluto y nada que valiera la pena contar, sucede que un venezolano, Sinforoso Palacios, descubre la cura contra el cáncer que produce la adicción al cigarrillo, se hace multimillonario al patentar su invento. Las grandes corporaciones tabacaleras empiezan a obtener ganancias después de varios decenios a la baja.
2028. Se descubre que el invento de Palacios es un fraude, pero a nadie le importa, todos quieren fumar y les importa un carajo las consecuencias. Gana el premio Nóbel de Economía.
2030. Nuevamente Sinforoso Palacios hace otro gran descubrimiento / fraude. Descubre la cura contra el SIDA usando para el tratamiento hojas de malojillo y excremento de iguana. Empieza el Apocalipsis.
2031. En Venezuela no hay elecciones puesto que nadie se ha dado cuenta de que el período constitucional impuesto por Hermenegildo Melo es de 200 años. La gente se está cansando de Caldera y éste parece ser inmortal ya con 115 años a cuestas. Aparecen dos nuevos programas de corte humorístico: La Navaja y Hola Compadrito. Sus presentadores son asesinados por una turba enardecida y colgados en la plaza Chávez de Caracas.
2033. Luego del último descubrimiento de Sinforoso Palacios, aparecen 73 nuevas enfermedades de transmisión sexual debido al desenfreno y la promiscuidad que se suceden en todas partes del mundo. Se descubre que el invento de Sinforoso es un fraude, se le busca muerto u occiso. Mueren millones.
2034. Sinforoso anuncia su último descubrimiento / fraude, la cura contra los efectos del alcohol al día siguiente. Le llama: Remete. Esta vez el invento si funciona. Palacios gana el premio Nóbel de Medicina. La gente sigue muriendo por enfermedades de transmisión sexual, pero a nadie le importa porque están siempre ebrios.
2035. Los castos, los impotentes y las frígidas se salvan de la mortandad del 34. Son la esperanza de la humanidad, pero ninguno quiere acostarse con los demás. Los primeros por convicción y los otros dos grupos por vergüenza.
2036. Caldera decide dejar la presidencia, ya nadie le presta atención y además tampoco conoce a nadie. Todos a quienes conocía están muertos y enterrados o muertos de vergüenza.
2039. Un nuevo líder surge de entre las cenizas de Venezuela: U.C., Ulises Cortazar. Con los treinta o cuarenta venezolanos que quedamos vivos decide llamar a alecciones. Es asesinado por sus opositores. Llaman nuevamente a Rafael Caldera y éste decide aceptar la presidencia no teniendo nada más que hacer.
2040. La Academia de la historia con un solo miembro, me encomienda a escribir estas crónicas venezolanas.

Sólo 6 hablaron pajita

Naky Soto | 15 mayo, 2008 11:15

Ernesto querido:

Tenía tiempo sin venir hasta ti, a leerte, a regodearme en la extensión de tus historias y por supuesto a reírme con tus ocurrencias.

Este cuento me situó en los tiempos en los que Otrova Gomas hacía humor de verdad, así, plagado de sarcasmo, como lo has hecho tú.

Sólo espero que en el porvenir sigamos regalándonos los recursos para pelar los dientes como Dios manda, mientras imaginamos estos escenarios que ninguna sala situacional será capaz de prever. El humor requiere además de talento, ganas.

Un abrazo grandísimo (como de 2030)

Lili | 15 mayo, 2008 17:11

Mi querido Ernesto, mejor no podría estar este posts... nisiquiera se que escribir me dejaste como en Venus... jajaja. Un beso y un abrazo cariñoso.

3rn3st0 | 15 mayo, 2008 17:15

Naky: Doña Bárbara de todas las palabras (con el permiso de Silmariat), es un gratísimo placer tenerla de vuelta por acá. Sus palabras pecosas hacían falta. Puedes estar segura de que seguiremos haciéndonos esos obsequios risueños cuando la oportunidad lo permita, de eso no tengas duda alguna. :-)

Lili: Regresa, regresa, mira que Venus es muy caliente y te puedes quemar :-)

More Baker | 17 mayo, 2008 09:43

jajajajajaj, querido, querido, esto está sencillamente genial!!!
Coño, Caldera es inmortal tanto como inservible.
Pero la verdad esta es una mirada cierta, si seguimos así.
Mi abrazo, jodida manera del sarcasmo.

3rn3st0 | 19 mayo, 2008 14:25

More: Pues no me queda sino inclinarme para dar las gracias :-)

Anónimo Responder | 16 junio, 2008 19:10

verlo es leeerlo

Publicar un comentario

Éste blog es una vitrina sin limitaciones, escribe aquí lo que se te ocurra decirme, lo que piensas, lo que opinas, lo que te produjo la lectura que acabas de hacer, despotrica, alaba, insulta, reflexiona... Escribe, en definitiva, lo que te venga en gana.



Me interesa lo que opines. Tienes toda la libertad para decir lo que te provoque, no creo en la censura.