Carta para tí - 1

Hacía tiempo que no te escribía. No tenías que recordármelo, lo se porque dejé de escribir por propia decisión. No es que dejara de quererte, en lo absoluto, es que no me provocaba escribir. Igual jamás recibo respuesta. A veces siento que estoy sólo, que esto ocurre en uno sólo de los dos lados de la avenida.

No me juzgues mal, porque en todo caso no estoy haciéndote reproches. Nada más lejos de mis intenciones que venir a estas alturas del partido a recriminar tu distanciamiento, tu lejanía cada vez más palpable, pero me pediste que escribiera y así lo hago, aclarándote además que no te escribo porque me sienta presionado u obligado a hacerlo, lo hago porque lo pides y porque ya veía venir esa necesidad siempre creciente de decirte todo lo que siento, pienso y percibo respecto a nosotros.

Se que tu trabajo te ha quitado tiempo, se que tus responsabilidades y los nuevos proyectos que has emprendido te llevan por nuevos derroteros que no pienso evitarte, es un camino que has decidido andar y no soy quien para pedir que lo deje, además, se que no lo permitirías.

Aquí estoy, como siempre, en espera, ocupando un lugar que por ahora es el que me corresponde, esperando, eso si, mi oportunidad, a veces me siento como un tigre al acecho y eso me hace sonreír. Tú eres mi presa, una presa escurridiza que me deja acercar para luego escapar sin darme siquiera oportunidad de abalanzarme. Es como un juego, un juego que por lo menos a mi me resulta excitante y divertido aunque – debo admitirlo – me parece atemorizante. Si el juego me resulta atemorizante, surgen muchas preguntas: ¿Alguien saldrá lastimado? ¿Alguien terminará triste? ¿Alguno de los dos se cansará? ¿Será éste, un juego eterno o terminará alguna vez?

Por el momento, como dije antes, me divierto, dentro del temor soy feliz, dentro de las dudas la alegría de saberte ahí me llena el corazón de alegría.

Sigamos pues, jugando a este juego de amor y desamor, de pasión y hastío, de recuerdos y desmemoria, de amigos y amantes, de un futuro que puede no serlo.

Sólo 12 hablaron pajita

Evan | 15 enero, 2008 15:35

Es un post muy personal para opinar...

Te dejo un beso y un abrazo!

Es atractiva esa historia de amor y desamor, encuentros y desencuentros :)

NeoGabox | 15 enero, 2008 17:10

Sr Ernesto...
Definitivamente el tira y hala de los juegos amorosos, los hacen un poco más dolorosos, pero interesantes...

"Saludos Monocromáticos"

3rn3st0 | 16 enero, 2008 10:10

Evan: Mi bella Evan, últimamente eres siempre la primera en comentar. La historia sigue y no temas opinar, de lo contrario no publicaría estos escritos :-)

NeoGabox: Más interesantes que dolorosos. De eso puedes estar seguro :-)

Waiting for Godot | 16 enero, 2008 16:01

Esnesto, me da verguenza dejarte un comentario porque es una carta muy personal, solo quería decirte que las historias de amor y desamor llenan la vida de los buenos escritores como tú. Besos. Un fuerte abrazo.

Mallén | 17 enero, 2008 13:57

Lo único que puedo decir, ignorando todo lo personal que hay encerrado en tus letras, es que a veces son justo esas historias de (des)encuentros (des)esperados las que dan sentido a la existencia.

Besos cariñosos desde Chile.

3rn3st0 | 17 enero, 2008 17:28

Godot: Voy a tomar tus palabras como un piropo a lo que escribo, gracias :-)

Mallén: Esa es la vida exactamente, encuentros, desencuentros, amores, desamores, alegrías, tristezas, cosas buenas y malas... :-)

Danielys | 17 enero, 2008 19:48

Hacía mucho tiempo que no pasaba por tu blog.

La historia me dejó pensando muchísimo; tanto así, que no sabía si dejarte un mensaje o no. Es más... este mensaje lo borré varias veces jejeje.

Como siempre tus palabras dejan a más de uno diciendo "yo como que me he visto en ese espejo"

Saludos.

resonANSIAS MAGneticas | 18 enero, 2008 01:53

ERNESTO... Que dijiste... ya se olvido de mi???. CLAAAAARO QUE NO. aqui estoy... como ola que va y viene, descanso en tus arenas.

Un abrazo enorme... Me maaaaatan los hombres que nos escriben cartas.

3rn3st0 | 18 enero, 2008 18:52

Danielys: ¡Caramba señorita! Por fin se le ve la cara por estos lares, me tenía usted abandonado. Sin embargo, debo agregar que lo importante es que hayas aparecido. :-)

Resonancias: Mi mexicana favorita, me aleeeeeeeeeegra que regresaras otra vez (si, otra que me tenía abandonado).

Si las cartas te matan, entonces no te escribo ninguna, no sería capáz de librarme de ti en modo alguno ;-)

Anónimo Responder | 20 enero, 2008 19:09

Bueno es time de responder jejeje... sobre sí Alguien saldrá lastimado, triste o terminara alguno cansado?... eso es algo que no se sabe hasta el momento en que ocurre y aunque esto no sirve de consuelo es mejor pensar que "sucedió"...

CHJ | 21 enero, 2008 19:24

Eso yo creo es una de las cosas más ricas del amor....aunque como duele...un abrazo Ernesto ;)

Anónimo Responder | 22 enero, 2008 21:33

de vuelta por aqui... solo puedo decir que aunque tratato de desarrollar bien mis ideas al plasmarlas, cuando digo "sucedió" no estoy pendiente de conjugar... sino de hacerte ver la pasividad en la que esta envuelto el momento y más aún que no se si sea eterno... de todas formas igual sigo aqui somos amigos y solo volví para clara el punto "se feliz" que nadie te lo impida ni tumismo te restrinjas. Esto es una respuesta pública a un a carta pública! besos desde el corazón que han partido en este instante directo a tus labios... cuidate

Publicar un comentario

Éste blog es una vitrina sin limitaciones, escribe aquí lo que se te ocurra decirme, lo que piensas, lo que opinas, lo que te produjo la lectura que acabas de hacer, despotrica, alaba, insulta, reflexiona... Escribe, en definitiva, lo que te venga en gana.



Me interesa lo que opines. Tienes toda la libertad para decir lo que te provoque, no creo en la censura.