Un extraño día de la tierra

La tierra no es herencia de nuestros padres sino préstamo de nuestros hijos.

Anónimo

En los siguientes párrafos se narrará, como parte de la celebración del día de la tierra, las incidencias ocurridas durante la filmación del documental que, para National Geographic Channel, tuve a bien dirigir, escribir y filmar en la ciudad de Maracay, estado Aragua, Venezuela entre los días veintiuno de febrero y veintidós de abril del año 2010 y el cual será estrenado mundialmente un día de estos. En esa aventura, me acompañó un joven camarógrafo, de cuyo nombre prefiero no hacer memoria. Era un tipo con un diente partido y más terco que una mula.

El documental aún no tiene nombre, pero se están barajando dos opciones: Los tres monstruos perdidos o Historia absurda escrita por un carajo sin oficio. Los ejecutivos de NatGeo aún no se deciden. Sea como sea, espero que lo que lean a continuación, sea del agrado de todos y que al momento de estrenarse el documental, me escriban para saber sus opiniones. Ya sin más preámbulos mi aporte para el día de la tierra.

Nos hayamos en medio de una densa selva tropical. Una de las más extrañas y peligrosas del continente americano, la ciudad de Maracay. Exploramos sus territorios en la búsqueda de un ecosistema único en el mundo, donde conviven tres especies cuyas clases difieren completamente las unas de las otras.

Luego de algunos días de ardua caminata llegamos al lugar que hemos estado buscando. Llegar no ha sido sencillo. ...se trata del descomunal Gordo (Pingue clangorinensis), pertenece al orden de los Sirénidos.Al entrar a la ciudad, nos encontramos primeramente con la redoma de El Avión, horrible lugar lleno de bestias motoras que estúpidamente se estorban el camino mutuamente, con torpeza y terquedad. Las cantidades de humo tóxico son impresionantes. Al respecto debemos decir que no hay estudios científicos serios que puedan demostrar como es que miles y miles de estos estúpidos animales sobreviven día tras días en semejante caos automotor. Luego de salir de aquella infernal pira de enajenados, tomamos rumbo al Sur por la avenida Maracay, vía que circula de manera casi fluida hasta llegar a otra redoma, llamada de San Jacinto. Luego de unos veinte o treinta minutos, recorremos los quinientos metros que distan de esta última redoma hasta tomar la salida hacia la avenida Casanova Godoy, última de de las tres grandes vías que nos llevarán a nuestro destino final.

Casi hora y media nos ha tomado llegar de la entrada de la jungla maracayera a nuestro camino postrero, desviándonos nuevamente hacia el Sur, tomamos la vía principal del sector La Cooperativa y volvemos a quedar atrapados en un averno de humo, cornetas estridentes, insanos motorizados, peatones suicidas y las bestias más extrañas que puedan ustedes imaginar. Veinte minutos más y estamos en las puertas de nuestro destino último, el edificio de la panadería Andreina, hábitat de las tres bestias que hemos venido a estudiar.

Cautos, entramos en sus dominios, una larga y empinada escalera nos lleva por un estrecho pasillo hacia un primer piso, donde habitan otras especies menos importantes. Siempre caminando despacio y ...se destaca por la belleza de sus hembras, destacando las grupas muy desarrolladas de bellas...evitando hacer ruido para no alertar a una fiera que habita en este piso, se trata del descomunal Gordo (Pingue clangorinensis), pertenece al orden de los Sirénidos. Es este, un animal que en promedio pesa doscientos kilos y cuyas aterradoras carcajadas pueden escucharse a varios kilómetros de distancia. Al cruzar por su territorio deben tomarse todas las precauciones puesto que esas risas estridentes pueden provocar una de las muertes más dolorosas y crueles de la naturaleza. Normalmente acecha a sus víctimas informándose sobre todo aquello que hacen, dicen o les sucede. Es muy peligroso, aunque entre pares puede llegar a ser un animal dócil y hasta divertido.

Pasado el peligro, continuamos nuestra ruta. Esta vez debemos escalar unos veinte escalones más. A mitad de camino ya podemos ver la entrada a la guarida donde realizaremos nuestro estudio. La emoción nos embarga y no podemos controlar nuestra alegría. Son pocos los científicos que han llegado tan cerca de estas tres especies. Con paso quedo avanzamos pero nos vemos sorprendidos por una visión impresionante, se trataba de una hembra joven de Frevens anus fôrmôsum. Esta especie se destaca por la belleza de sus hembras, destacando las grupas muy desarrolladas de bellas formas redondeadas que atraen a los machos, no sólo de su propia especie, sino de muchas otras.

Filmamos y fotografiamos profusamente aquel atractivo espécimen y le observamos alejarse mientras nos miraba mostrando una dentadura que parecía sonreír. Al final tuvimos que darle un empujón a nuestro camarógrafo quien parecía lelo ante la visión de aquel grandioso animal.

Seguimos nuestra ruta y por fin nos encontramos frente a la entrada, tocamos el timbre y esperamos nerviosos y anhelantes. Luego de algunos segundos, por fin veíamos frente a frente al primero de nuestros objetivos, se trataba del Chipilón (Chipilonius flaccus palonegrensis), aunque viejo, el Chipilón que vimos se encontraba en buen estado de salud. Nos miró amistoso y luego se echó sobre un lecho de plástico y tela de color azul donde pasa gran parte de su día. Se cubría con ropa bien planchada, donde se veía el cuidado de aquel viejo macho por el cuidado personal. Un teléfono celular de gran tamaño adornaba su cadera y justo mientras observábamos aquel detalle empezó a sonar el dispositivo. Como movido por un resorte y haciendo gala de lo que fueran unos finos reflejos, restos de una juventud llena de energía, el Chipilón se incorporó casi violentamente y respondió el teléfono. Nos dio la espalda y fue a ocultarse de nosotros perdiéndose en una pequeña habitación al fondo de aquella cueva.

Le vimos partir y desaparecer tras la puerta que se cerró de inmediato. Mi camarógrafo y yo quedamos sonrientes. Nunca antes habíamos visto un espécimen como aquel. Sus formas y maneras indicaban una avanzada edad. No sabíamos que aquellos animales pudieran ser tan longevos. Aquel descubrimiento seguramente nos valdría algún premio. Es bien sabido que los chipilones machos, luego de cierta edad, mutan para convertirse en un animal completamente distinto. Luego de la mutación, se les llama comúnmente güevo muerto comúnmente (Difuntae penniata), lo que no sabíamos era que encontraríamos un espécimen en pleno proceso de metamorfósis. Si, definitivamente éramos afortunados.

Un murmullo que luego se tornó en una voz nos llamó la atención y de inmediato fijamos nuestras miradas en la dirección de origen de aquel sonido. Frente a nosotros se hallaba otro de nuestros objetos de estudio, un Raulinho crestado (Cristatum nigra tremula). Ave de gran tamaño de patas algo torcidas, debido a sus hábitos de comer agachada. El plumaje, completamente negro culmina con un penacho de plumas puntiagudas negras y blancas que le dan una tonalidad de periódico usado a su cabeza (de ahí el nombre). El Raulinho miraba en todas direcciones, siempre nervioso y algo alterado. Miles de palabras salían de su pico en un interminable gorgoteo casi imposible de entender. Cada cierto tiempo, según el desarrollo de la conversación sostenida, podían verse dos de los gestos más conocidos de esta especie: Su ala izquierda se posaba sobre su pecho y su cara mostraba una expresión de dolor. Seguidamente su cabeza caía sobre si misma mostrando resignación. Por último una frase lapidaria: Guanare, aquí va tu hijo. Salió de su pico. Quedamos admirados ante aquel animal que por momentos se tornaba neurasténico para luego quedar calmo, escuchando música romántica con sus audífonos.

Absortos en la observación del Raulinho crestado, no nos percatamos del peligro que corríamos en aquel momento, un robusto espécimen del peligroso Dunny lengua larga (Bibula salâcis catus). Cuando advertimos su presencia ya era demasiado tarde. Una explosión a los pies del Raulinho hizo que este pegara un grito de terror elevándose en el cielo hasta perderse. —¡Bicho gallo! —fue lo último que le escuchamos mientras se alejaba. Luego de eso, pudimos escuchar como el Dunny reía con burlescas carcajadas la broma que le había jugado al crestado: Mientras el ave se hallaba entretenida con la llamada telefónica, el Dunny aprovecho la oportunidad para lanzarle un petardo encendido debajo de la silla. Nos miró con ojos llorosos de tanto reír y se acercó amistoso: —¡Nútreme! —me dijo con voz entrecortada por la risa.
—¿Nútreme?, ¿a qué te refieres? —pregunté observando el imponente abdomen que ocupaba casi todo cuerpo del animal.
—¡Claro marico!, no me vas a decir que llegaste hasta aquí sin ningún chisme, chisme, chisme…

Era claro que aquel voluminoso depredador se mantenía informado de todos los movimientos y sucesos a su alrededor para, de esa manera, hacer presa fácil de todas sus víctimas.

Su inteligencia era, a todas luces, superior a la de la mayoría de las otras bestias que habitaban en aquellos parajes perdidos de la mano de Dios.

—¡Entonces!, ¿no me vas a decir nada? —insistió el Dunny, aún con algunos espasmos de su risa pasada. Luego agregó: —¡Hay hambrita! —luego de eso se dio la espalda simplemente nos dejó ahí. Boquiabiertos por las maravillas que acabábamos de observar.

Podíamos considerarnos afortunados. Nuestro viaje había valido la pena, en un solo sitio habíamos podido observar e interactuar con tres de las especies más raras que puedan haber poblado jamás la faz de la tierra.


NOTA: El texto que acabas de leer, no es más que una pequeña broma para un grupo de amigos, quienes los conocen seguramente reirán a carcajada limpia, quienes no, sólo espero que, por lo menos, hayan disfrutado de tan absurda historia.

Sólo 6 hablaron pajita

More Baker | 24 abril, 2010 14:47

jajajaja, jajajaja, pero fue que los pintaste!!! jajajaja, cómo me he reído.
quien no supe jamás quién era es la "hembra"
¿Supongo que es G.?
Pero a Sandro lo pntaste exacto, querido.
Abrazos.
Gracias por la risa.

3rn3st0 | 25 abril, 2010 18:19

More: Después de tantos años de conocerlos, esa "pintadita" fue sencilla, jejejeje.

La hembra es alguien a quien no conoces, luego te contaré con más detalles.

Chaito More, un beso para ti :-)

Oswaldo Aiffil | 23 mayo, 2010 13:33

Jajajajajajajajaja, muy entretenida la filmación para NatGeo. Espero que la pongan en pantalla lo antes posible, especialmente para examinar al "Frevens anus fôrmôsum", muy seguro de que será un interesante ejemplar a examinar. Mis saludos amigo!

3rn3st0 | 23 mayo, 2010 14:08

Oswaldo: Ni que lo digas amigo, es un espécimen al que puede montársele un altar. jejejeje =)

Hoteles Benidorm | 07 agosto, 2010 07:38

Jajajaja buenismo!! Hacia tiempo que no leia nada asi de divertido y me has alegrado el dia, que falta me hacia!!! jejeje

3rn3st0 | 09 agosto, 2010 13:36

Me alegra que te agradara el texto y que te hiciera reír, de eso se trataba :-)

Lástima que escribes como una empresa. Igual, eres bienvenida/o, siempre es bueno tener una/un nueva/o lectora/or

Publicar un comentario

Éste blog es una vitrina sin limitaciones, escribe aquí lo que se te ocurra decirme, lo que piensas, lo que opinas, lo que te produjo la lectura que acabas de hacer, despotrica, alaba, insulta, reflexiona... Escribe, en definitiva, lo que te venga en gana.



Me interesa lo que opines. Tienes toda la libertad para decir lo que te provoque, no creo en la censura.