Matarife

Dejé que la hoja del cuchillo corriera suavemente por su cuello y de inmediato un hilo rojo que caía a lo largo de toda la herida empezó a brotar.

La había amarrado de cabeza atada sus extremidades por sendas cuerdas de grueso nylon. Debo decir que no fue nada sencillo. Se defendió con patadas y mordiscos. Su furia era inmensa, sin embargo una fuerte patada la dejó tendida el tiempo suficiente para poder amarrarla fuertemente.

La sangre salía a borbotones y sus ojos vidriosos me miraron en ese justo momento. Me observaba aterrorizada, trató de emitir algunos sonidos, pero la sangre en su garganta y tráqueas, ahora cercenadas por mi certera cuchillada no se lo permitía.

Me senté tranquilamente sobre un banco de madera, saqué de mi bolsillo una cajetilla de cigarrillos y encendí uno mientras observaba como iba muriendo poco a poco. Estaba pálida, ya le quedaban sólo unos minutos. Su respiración se hizo entrecortada, ya no había terror, posiblemente sólo sus pulmones, corazón y cerebro funcionaban. El resto de los órganos de su informe cuerpo estaban muriendo por la falta de oxigenación.

Era maravillosa esa sensación de poder, de saberme poseedor de dar muerte cuando yo quisiera.

Exhalé una bocanada de humo directamente a su rostro, abrió los ojos nuevamente, pero ya no había expresión en ellos. Estaban apagados, grises, ningún sentimiento se apreciaba en ellos.

Tiré la colilla al piso y calló sobre el charco de sangre que se había formado. Tomé nuevamente el cuchillo y lo hundí profundamente en la herida. La cabra no se movió, ya estaba muerta. Un fuerte tirón rompió su cuello y logré desprender la cabeza. Mi trabajo del día había terminado. Ser matarife no siempre es fácil, no señor.

Sólo 19 hablaron pajita

Danielys | 22 abril, 2007 20:13

El suspenso de no saber quien era la víctima, el dibujar un cuerpo en esa situación... Eres magnífico, por un momento pensé que se trataba de una mujer... Que bueeeeeeeeeeeeeeno está :P

Saluditos llenos de besos desde Barquisimeto

Ibrahim | 22 abril, 2007 20:27

Bastante oscuro, pero muy bueno...

saludos

Khabiria | 22 abril, 2007 23:47

Hasta que apareciste!!! y llegas asesinando una pobre cabra??? jejeje, muy bueno querido Ernesto!
Gracias por acordarte de mi cumple.
Me encanta tenerte de vuelta!
Un abrazo inmenso
:)

Anónimo Responder | 23 abril, 2007 10:47

QTPD? ... me confundiste, pero el final me causó gracia, me gusta como logras entrar en mi mente y hacer que le corazón y el pulso aceleren para luego concluir con un: uf!...

Jorge Torres Moreno | 23 abril, 2007 12:38

Uuuuuuuuuuuuuufffffffffffffff!!!!

Rudo, caballero, muy rudo! Tremendo relato! Yo me había ido por el lado más tenebroso y ya me preguntaba a quién habías matado.

Un abrazo desde Ccs

Ella en la cama | 23 abril, 2007 15:59

Querido:
Ni te imaginas todo lo que pensé, creí leer el asesinato de una persona.
Un beso estimado, buen texto.

Eduardo | 23 abril, 2007 17:19

Diantres! ... digo, DOBLE DIANTRES!

Primero usted aparece... desaparecido.

Y luego, esto. Ya le iba a decir que regresaba un poco sombrío. De hecho, ya se le hace común estar matando seres en sus historias ¡Jajajaja!

Sí, me sorprendí.

Saludos Ernesto! Que estes bien!

3rn3st0 | 23 abril, 2007 18:52

Para tod@s: En primer término, quiero disculparme con Ustedes por mi larga ausencia. Razones de la más diversa índole me han mantenido alejado de mi amada criollósfera.

Les he visitado, he comentado aquí y allá, pero realmente estuve alejado. De antemano, les adelanto que seguiré alejado, en esta oportunidad por razones laborales, sin embargo haré lo posible por actualizar el blog por lo menos cada 15 días.

A tod@s muchísimas gracias.

Danielys: Gracias, gracias, sabía que serías una de las personas a quien le agradaría el escrito. :-)

Ibrahim: Primero que nada, bienvenido a esta humilde casita virtual, eres bien recibido cuando lo desees, espero verte más seguido.

: Si, aparecí otra vez :-)

No creas que la cabra era tan pobre, además de las cornadas que le dio al pobre matarife la bicha era medio maluca, en serio ;-)

No podía olvidarlo, lamentablemente no llegué el día correcto, pero bueh, ya sabes como soy :-)

Gracias, a mi también me encanta estar por acá nuevamente. Un abrazo para ti también :-)

Anónimo: De eso se trata, de entrar en la mente de cada uno de ustedes y provocarles las mil y una sensaciones para luego sorprenderles con un inesperado final. ;-)

Jorge: Tu siempre tomando los caminos del lado obscuro, jejeje ;-)

Ella: Gracias por tus palabras, sigo esperando la continuación de tus relatos y que me digas que ocurrió con el caballero del largo viaje :-)

Eduardo: Mi estimado, no estaba desaparecido, andaba de parranda como dicen por ahí, jejeje.

Si, me he aficionado a asesinar gente por estos lares ;-)

Me alegra que te haya agradado el texto, saludos y un fuerte apretón de manos para tí.

3rn3st0 | 23 abril, 2007 18:54

Khabi: Khabi, Khabi, Khaaaaabi, sorry mi estimada, de verdad lo siento mucho, lo que te escribí como respuesta a tu comentario viene después del párrafo que le escribí a Ibrahim, no se que me ocurrió pero obvié tu nombre, lo siento amiga, de verdad lo siento mucho :-(

Meru | 23 abril, 2007 19:59

Impresiona como si me lo contaras frente a frente, y eso es todo un logro, =)

Absinthe Frenzy | 23 abril, 2007 21:51

Muy buenos escritos, encontré tu blog por casualidad buscando información precisamente de... asesinos.

Besos, suerte.

Crismar | 23 abril, 2007 21:51

Ernesto te la comistes!!! ja!, ja! que buen relato me tuvistes en suspenso... lo lograste... ves yo te atrapé ahora tu me atrapas con tus historias...
Saludos

Waiting for Godot | 24 abril, 2007 05:03

Ernesto!!!!!!!! Me tuviste en tensión todo el rato, me atrapaste!!!
Pobre cabra!!!

3rn3st0 | 24 abril, 2007 09:27

Meru: Entonces te dejaré una duda, ¿sería que estuve allí, o no? ;-)

Absinthe: Bienvenida, gracias por tus palabras. Si lo deseas, visita El diario de un asesino serial, otro blog que escribo. Tal vez te resulte más cercano a lo que buscas.

Espero tenerte seguido por acá :-)

Crismar: De eso se trata, de eso se trata ;-)

Godot: Desde Holanda, esta es una visita siempre esperada. Estuve por tu casa ayer y me alegra que todo con lo que te reencontraste haya sido alegre. No dejes el italiano, practica, practica :-)

Naky Soto | 02 mayo, 2007 18:59

¡Que cosa tan buena Ernesto querido! ¡lo disfruté integramente! ¡pobre cabra! ¡maluco! ¡jajaja!

Un abrazo enorme,

3rn3st0 | 03 mayo, 2007 01:51

Naky: ¡Mis plegarias han sido escuchadas!

Que alegría saber de tí y más aún si lo que escribo te divierte. Gracias por pasarte nuevamente por esta, tu casita virtual :-)

Saludos felicísimos desde Guanae :-)

krlos Responder | 15 septiembre, 2007 02:11

Carne es asesinato, no importa si se trata de un hombre, una mujer, una vaca o una cabra.

Todos somos animales.

ZEN | 10 diciembre, 2007 21:18

El relato describe como se produce el asesinato de un animal de una especie diferente a la nuestra. En este planeta cada segundo son asesinados 3000 animales por un mero capricho culinario, 3000 vidas de otros seres que como nosotros sienten el dolor y quieren vivir, cuyo único delito es el no pertenecer a nuestra maldita especie ¿humana?.

"Era maravillosa esa sensación de poder, de saberme poseedor de dar muerte cuando yo quisiera."

Es asqueroso, pero así es esta sucia realidad que se crea cada día en un plato, porque algunos así lo siguen pidiendo.

http://www.youtube.com/v/CrZRMtTPQ_Q

Go vegan.
http://video.google.com/googleplayer.swf?docId=-2265226456241595079&hl=es

Anónimo Responder | 19 diciembre, 2007 14:04

MALDITO CABRON MAL NACIDO, HIJO DE TU REPUTISIMA MADRE, COMO PUEDES DISFRUTAR MATANDO A UN ANIMAL INOCENTE, AQUI EL UNICO ANIMAL ERES TU, ASESINO DE MIERDA.....PUTA ESPECIE HUMANA!!!!!!!!

Publicar un comentario

Éste blog es una vitrina sin limitaciones, escribe aquí lo que se te ocurra decirme, lo que piensas, lo que opinas, lo que te produjo la lectura que acabas de hacer, despotrica, alaba, insulta, reflexiona... Escribe, en definitiva, lo que te venga en gana.



Me interesa lo que opines. Tienes toda la libertad para decir lo que te provoque, no creo en la censura.